Seleccionar página

Presentación de la técnica LASIK realizada por el Dr. Albelda para la Clínica Baviera (asociada a la Clínica Albelda)

Cirugía Refractiva

La Cirugía Refractiva es el conjunto de técnicas quirúrgicas que tienen como finalidad eliminar o minimizar defectos refractivos oculares como la miopía, la hipermetropía o el astigmatismo.

Cuando el ojo tiene uno de estos defectos, la imagen se proyecta de forma anómala en la retina. Esto implica una percepción alterada de la imagen y por lo tanto, una visión borrosa.

En la actualidad, la aplicación del laser Excímer constituye la primera elección para corregir este tipo de problemas oculares. No obstante, cuando el paciente no es candidato a la cirugía refractiva con láser Excímer, existen otras alternativas quirúrgicas como el implante de una lente intraocular. Un pormenorizado análisis del paciente permitirá que el oftalmólogo decida y emplee la técnica más adecuada para cada caso.

Presbicia

La presbicia o vista cansada es un problema oftalmológico asociado al envejecimiento de los órganos y que no se puede prevenir, aunque afortunadamente, en la actualidad existe un tratamiento muy seguro y eficaz.

El ojo normal, en reposo, está adaptado para la visión lejana. Cuando se requiere la visión de objetos próximos: un libro, la pantalla del móvil… el ojo debe cambiar de foco realizando un esfuerzo conocido como acomodación. Este mecanismo de acomodación, que realizan el cristalino y los músculos y ligamentos que lo rodean, es lo que falla cuando padecemos presbicia o vista cansada y, por esta razón, comenzamos a ver borrosos los objetos cercanos.

Actualmente existen dos tipos de intervenciones para eliminar la presbicia o vista cansada: la implantación de una lente intraocular multifocal y el láser o visión combinada. Debe ser el oftalmólogo el que, en una primera consulta preoperatoria, valore el caso concreto del paciente para establecer qué tipo de operación es la más adecuada.

Cataratas

Las cataratas se producen cuando el cristalino, la lente natural del ojo que permite el paso de la luz, va perdiendo transparencia progresivamente debido principalmente, al paso del tiempo.

La única alternativa para el tratamiento de las cataratas es la cirugía. Esta cirugía consiste en la extracción del cristalino que se ha vuelto opaco a través de un procedimiento con ultrasonidos conocido como facoemulsificación. A continuación, el cirujano implanta una lente intraocular para sustituir al cristalino y que desarrollará sus mismas funciones. Gracias al empleo de lentes multifocales de última generación, el paciente, a la vez que soluciona su problema de cataratas, puede acabar con otros defectos visuales, como la presbicia o vista cansada, la miopía, la hipermetropía y/o el astigmatismo, permitiendo a los pacientes recuperar un rango de visión completo.

Glaucoma

El glaucoma es una enfermedad ocular que se caracteriza por la pérdida de visión como consecuencia de un daño en el nervio óptico secundario, provocada generalmente, por un aumento de la presión intraocular (PIO).

El glaucoma ocular resulta muy difícil de detectar hasta que se encuentra en una fase avanzada, ya que no suele presentar síntomas. Es importante tener en cuenta que los daños ocasionados por esta patología son irreversibles, por eso es fundamental la prevención.

Existen diferentes tipos de glaucoma y el tratamiento que prescriba el especialista dependerá de las características concretas de la dolencia y del paciente que la sufra. El factor común en todos los tipos de glaucoma es el daño que se produce en el nervio óptico secundario, que suele estar relacionado con una presión intraocular elevada. Por eso, la gran mayoría de los tratamientos están dirigidos a controlar este factor. En todo caso, debemos tener en cuenta que el daño que produce el glaucoma es irreversible y todos los tratamientos se orientarán a frenar su progresión, ralentizando el deterioro progresivo del nervio óptico y la pérdida del campo visual.